¿CONOCES LOS PILARES BÁSICOS DE TUS MASCOTAS?

En el día mundial de la mascota, ya te contamos en otro artículo la historia de éste fantástico día, para poder verlo puedes hacerlo en este enlace: 4 de Octubre. Día Mundial de los Animales.

Hoy te traemos un artículo sobre los tres pilares básicos que los profesionales aconsejan a los dueños según sus mascotas y necesidades, ¿crees saberlos? lee más abajo...

El personal Auxiliar Clínico de Veterinaria ( ACV), no solo debe formar parte de la estructura fundamental de un centro veterinario, sino que debe tener asignadas unas funciones básicas sobre la atención a los usuarios, siendo el nexo de unión entre el centro veterinario y el cliente, comunicándose de manera fluida.

El comportamiento del animal tiene mucha influencia, siendo uno de los medios más importantes por los que el animal puede comunicar lo que le ocurre en cada momento, y su conocimiento e interpretación por parte del personal de la clínica nos permite ser conscientes de cómo se siente, además de asegurarnos su bienestar. En este artículo proporcionamos unas claves que el ACV aconseja a los usuarios sobre diversos accesorios de uso diario para cubrir las necesidades de nuestras mascotas, haciendo hincapié en el enrequecimiento ambiental.

1

 

 

QUÉ ES EL ENRIQUECIMIENTO AMBIENTAL

El enriquecimiento ambiental es un proceso por el cual tratamos de modificar, adaptar o crear un ambiente en el que el animal pueda expresar sus conductas naturales y necesarias de especie, siendo el objetivo mejorar el bienestar del animal, utilizando distintos tipos de estímulos:

  • Enriquecimiento social: se utilizan estímulos animados, pudiendo ser :

               a) Intraespecífico: otros perros.

               b) Interespecífico: otras especies.

  • Enriquecimiento físico: utilizando estímulos inanimados.

               a) Sensorial:    estimulando los sentidos.

               b) Estructural:  jugando con el espacio físico del animal.

               c) Alimentario: formas de alimentarse fuera de lo habitual.

 

JUGUETES

Dentro de los apartados de enriquecimiento físico mencionado anteriormente, se encuentran los juguetes, necesarios para poder desarrollar la capacidad exploratoria y cognitiva, además del vínculo con el dueño.

Siempre se debe monitorizar la seguridad estando presentes en los primeros momentos en los que se usan. Y para ello deben ser juguetes de calidad, fabricados con materiales aprobados y resistentes. Hay diferentes tipos de juguetes y se debe atender a las necesidades de la especie y de la raza. Se recomienda proporcionar entre cinco y diez diferentes tipos y texturas para que el animal pueda elegir a su gusto, que estén siempre disponibles y que se vayan cambiando para favorecer la motivación. 

Los elementos para masticar son muy necesarios en el caso de los perros para favorecer la masticación y la capacidad respiratoria, aunque muchos gatos también se beneficiarán de este tipo de elementos ( juguetes con catnip y matatabi).

Una de las necesidades más importantes tanto en perros como en gatos es el olfateo. Es prioritario favorecer mediante juguetes y juegos la capacidad olfativa y de búsqueda, mediante juguetes específicos ideados para ello.

El lamido es otra conducta que produce distracción y relajación, en este sentido se pueden utilizar las alfombras para lamer y juguetes rellenables de comida.

3

 

 

EL PASEO

El paseo constituye una medida de enriquecimiento físico estructural, pero se nos olvida que no constituye únicamente una manera de realizar ejercicio físico sino que supone una medida fundamental de enriquecimiento sensorial. Es una necesidad de comportamiento, siendo obligatorio que los animales domésticos salgan al exterior varias veces al día y se les permita explorar el medio (tanto en perros como en gatos).

Es cierto que algunos gatos viven en pisos, pero es prioritario proporcionarles una manera de que se relacionen con el exterior. Puede ser mediante el acceso a una simple ventana por la que puedan observar y sentir el sol y el aire, siempre con las medidas de seguridad óptimas, evitando que nuestro gato pueda tener un accidente.

En el caso de los perros, el paseo debe ser estimulante, facilitando al animal su movimiento lo más libre posible y su capacidad exploratoria, usando un arnés ligero y correa fija, larga y ligera.

Recomendamos arnés en forma de "H" y si es posible que pueda regularse en todos sus tramos, pudiendo adaptarlo al físico individual de cada perro, de manera que no apriete, roce y no dificulte la movilidad.

En cuanto a la correa, debe ser ligera y fácil de manejar para el tutor, que pueda recogerse y estirarse fácilmente y que no queme en el roce con las manos. Una longitud mínima de 2 metros puede ser suficiente para permitir al perro moverse libremente. 

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         Fuente: ateuves nº 50/214

 

 

 

Visto 86 veces