La otitis externa en nuestras mascotas

La otitis externa es una inflamación del oído, desde el tímpano hacia el exterior, es decir, afecta al conducto auditivo externo.  Es una presentación clínica muy frecuente entre nuestros amigos peludos y si no es tratada puede evolucionar en una otitis media o interna si entra la infección a través del tímpano.

Síntomas

Entre los síntomas más frecuentes aparecen: molestia en el oído, sacudida de la cabeza, cabeceos, el animal presentará picor en el oído, o si el caso es más grave, dolor. Los propietarios de los animales apreciarán enrojecimiento en la zona, mal olor,  secreción abundante y/o anormal en las orejas o en la entrada del oído.

En más de una ocasión, cuando el animal sacude y rasca las orejas por las molestias de una otitis, puede provocarse un OTOHEMATOMA. Esto es un sangrado interno debido a la ruptura de los vasos sanguíneos encargados de irrigar el pabellón auricular, notaremos que una de las orejas está más engrosada que la otra. Por la anatomía de la oreja no se puede reabsorber sólo y al final siempre es necesario intervenir quirúrgicamente.

¿Qué puede predisponer que mi perro padezca de otitis?

  • Aumento de la temperatura y humedad ambiental.
  • Bañar a nuestros perros de forma inadecuada.
  • Conformación del oído (conducto con mucho pelo, orejas caídas, conductos largos y estrechos, etc.) razas como el Cocker y el Sharpei suelen ser más propensos a padecer otitis.
  • Neoplasias óticas o pólipos.
  • Inmunodepresión.
  • Problemas alérgicos.
  • Problemas hormonales.

 

Tipos de otitis

Las otitis se clasificarán según la causa que la provoque:

  • Por cuerpos extraños, tales como espigas.
  • Ácaros de los oídos como Otodectes cynotis.
  • Alergia (Piel atópica, alergias alimentarias, etc.)
  • Levaduras, siendo la más común la provocada por Malassezia pachidermatis.
  • Bacterias.

Tratamiento de la otitis en perros

Cuando notemos que nuestro peludo amigo tenga problemas en el oído lo mejor es acudir a nuestro veterinario de confianza para que pueda revisar su conducto auditivo; automedicar al perro es especialmente peligroso, por los posibles efectos adversos de los productos si el tímpano está dañado y por el riesgo de resistencias bacterianas.

Hay que tener en cuenta por parte del propietario que el tratamiento de las otitis en los perros es largo y complejo y que, en muchas ocasiones no hay cura y se deben realizar tratamientos preventivos de por vida.

Ya dependiendo del tipo de otitis que tenga nuestro compañero, el veterinario establecerá el tratamiento más adecuado según su problema; desde la extracción de un cuerpo extraño, el uso de antibióticos en caso de otitis bacteriana, desparasitación del animal en caso de ácaros, dietas adecuadas para las otitis alérgicas, etc.

¿Cómo prevenir la otitis?

Para evitar su aparición o una recidiva en nuestro animal, el conducto auditivo debe mantenerse aireado y limpio. Para ello, podemos utilizar mensualmente o semanalmente limpiadores óticos  y, especialmente tras el baño para eliminar restos de jabón.

Tras el uso del limpiador, el animal sacudirá la cabeza de modo que la suciedad saldrá entonces hacia el exterior del pabellón auricular, y debes eliminarla con una gasa o paño suave; nunca se debe de usar bastoncillos. Es de gran importancia también retirar los pelos del interior del conducto auditivo y tapar sus oídos durante el baño.

En nuestra clínica, enseñamos cómo realizar la limpieza periódica de los conductos de nuestros compañeros y la extracción de los pelos. Por lo que no dudes en venir para aprender cómo hacerlo, así mismo,  acude periódicamente para que revisemos su salud general y la de sus oídos.

Visto 246 veces
Nueva Ventaja Por Ser Socio