Sarna demodecica

La sarna demodécica, también llamada demodicosis, es causada por un ácaro microscópico del género Demodex.  Todos los perros criados normalmente por sus madres poseen este ácaro en su piel ya que los ácaros son transferidos de madre a cachorro durante los primeros días de vida. Los animales conviven perfectamente con este ácaro pero cuando hay problemas de inmunosupresión puede aparecer esta enfermedad.

Esta enfermedad no es contagiosa para las personas, al contrario que la sarna sarcóptica. Normalmente no se transmite a otros perros, pero hay algunas excepciones por las que dicho ácaro pasa de un perro a otro.

Los animales con esta enfermedad no deben reproducirse ya que tiene carácter hereditario y por tanto hay una alta probabilidad de que se transmita a la descendencia.

LOCALIZACIÓN

El ácaro se encuentra en el folículo piloso, por lo que los acaricidas son muy complicados que lleguen hasta él. A parte, al estar en el folículo pueden provocar una infección denominada foliculitis bacteriana, que puede extenderse por todo el cuerpo, complicarse con forunculosis, en definitiva, agrava el cuadro clínico, complica el tratamiento y el pronóstico de esta enfermedad.

SIGNOS CLÍNICOS

La sarna demodécica puede ser según su presentación: localizada, generalizada o adulta y pododemodicosis.

La sarna localizada, generalmente afecta a cachorros y se recupera en forma espontánea, sin tratamiento, en aproximadamente el 90% de los casos en uno o tres meses, aunque es posible acelerar la curación con tratamiento. Es  muy importante, por lo tanto, distinguir entre una sarna demodécica localizada y una generalizada, ya que el pronóstico es totalmente diferente.

Dicha demodicosis produce alopecia (calvas redondeadas, no más de cuatro, más de cinco se considera demodicosis generalizada) alrededor de los ojos, hocico, cara y a veces, en las patas y en el cuerpo.

La sarna demodécica generalizada se caracteriza por provocar calvas en todo el cuerpo, mal olor, infecciones, caspa, etc. Se presenta generalmente en individuos de menos de dos años de edad

La demodicosis adulta  se da en animales mayores de dos años y normalmente responde a un problema subyacente, como puede ser fallo hepático, renal, diabetes mellitus, patologías de origen hormonal  u otras. Con mucha frecuencia, los tratamientos prolongados con corticoides pueden conducir a una baja del sistema inmune y causar una sarna demodécica en un perro adulto.

La pododemodicosis es posiblemente la más grave y difícil de tratar. Las lesiones se localizan en las patas, pudiendo afectar los espacios interdigitales, la zona plantar o cualquier parte de la piel que cubre las patas. Generalmente la infección que se produce en la zona es muy profunda y el animal manifiesta dolor al caminar. Por otra parte, la conformación anatómica de la zona dificulta la llegada de los productos acaricidas a las zonas afectadas.

DIAGNÓSTICO

Si se sospecha de sarna según la anamnesis y el cuadro clínico hay que hacer un raspado y un tricograma para ver los ácaros al microscopio. Si ya la piel está muy engrosada o en el caso de la raza shar-pei hay que recurrir a una biopsia de piel.

En el caso de que la sarna se diera en una animal adulto habría que hacer una anlítica para valorar si hay una causa subyacente que esté provocando esa demodicosis.

TRATAMIENTO

El tratamiento depende de si la sarna es localizada o generalizada.

Si es localizada, normalmente sana por sí misma.

Si es generalizada se trata con baños de amitraz, aunque este principio activo está contraindicado en chihuahuas, combinándose con avermectinas vía oral (diariamente). Si presenta piodermas por rascado o forunculosis, se usan antibióticos sistémicos y baños con antisépticos.  

Visto 1150 veces