Limpieza bucal en mascotas: prevención de enfermedades.

¿Sabías que el mal aliento de tu mascota es un signo de enfermedad oral? Las causantes de este problema son las bacterias, que se alojan en las encías produciendo enfermedades, cuando el sarro no se elimina regularmente. Por esta causa mantener una correcta higiene bucal, no es solo imprescindible para las personas, sino también para nuestras mascotas.

Por lo que unos hábitos correctos a la hora de limpiar los dientes evitaran la aparición de mal aliento, problemas dentales como gingivitis, periodontitis, abscesos y la hipoplasia del esmalte dental, así como ayudar a prevenir múltiples enfermedades por ejemplo problemas cardiacos.

¿Todos los perros son igual de sensibles a este problema? Por desgracia si, aunque los más pequeños de casa son más propensos a tener mal aliento y a que se les acumule sarro.

 Los perros jóvenes suelen tener los dientes limpios y blancos, siempre y cuando tengan una buena alimentación y su salud este en muy buen estado, pero a partir de los tres años de edad debemos empezar a estar más pendientes frente a este problema.

¿Qué ocurre si descuido la higiene dental de mi mascota? A largo plazo, una boca sin cuidar ocasiona complicaciones en el hígado, riñón, corazón y también alteraciones gastrointestinales. Los problemas bucales determinan un mal inicio de la digestión en la boca, donde empieza el proceso de fragmentación de los alimentos.

¿Qué consejos puedo seguir para que pueda mantener una correcta higiene bucal?

  • Se recomienda una limpieza dental de un mínimo de tres días a la semana, debe comenzarse desde que son cachorros para acostumbrarlos sin que muerdan, además debe realizarse con productos especiales, tanto en el cepillo como en el dentífrico.
  • Darles golosinas especiales para el cuidado de sus dientes, que permita que el sarro se remueva.
  • Existen también juguetes para limpieza bucal, formados por hilos resistentes que los perros mordisquean. Hay que vigilar que no traguen un trozo de hilo.
  • Controlar la alimentación: evitar las dietas blandas y darle comida adecuada a su edad y tamaño de boca.

Además de seguir estos consejos en casa, es recomendable realizar una profilaxis dental  en la clínica veterinaria. A diferencia de una consulta humana, este procedimiento se hace con anestesia general, pues el sonido de la fresa espantaría a su mascota y lo haría traumático. Donde se retiraran las piezas dentales que estén en mal estado o sean un peligro para la salud del animal. En caso de que haya abscesos en la cavidad bucal, el especialista deberá realizar una pequeña cirugía. Además, durante varios días, el perro deberá tomar antibióticos.

Visto 668 veces